SOBRE LA CUESTIÓN KURDA: HISTORIA Y ACTUA LIDAD

La milenaria lucha del Pueblo y de la Nación Kurda por la defensa de su exitencia nacional y por su derecho a erigir un Estado nacional, independiente 
 
 
 

APROXIMACIÓN CRÍTICA A LOS XX Y XXII CONGRESOS DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

 

 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55a01uWmlvSElRQk0/view?usp=sharing

¡PUEBLOS DEL MUNDO UNANSE PARA DERROTAR A LAS SUPERPOTENCIAS!

León Alvarez

 

Con la irrupción de las fuerzas blindadas y las tropas de asalto soviéticas, en la ya clásica guerra relámpago de tipo hitleriano, en Afganistán quedó claro a los ojos del mundo los siniestros prositos del Socialimperialismo soviético (“socialista” de palabra e imperialista en los hechos).

Con su salvaje agresión contra un país soberano e independiente, Moscú quedó al descubierto. ¡El zar Brezhnev se pasó de la raya! De una violenta coz ha derrumbado el castillo de naipes de la “distensión”, de las platónicas discusiones sobre “desarme” y “la política de apaciguamiento”.

 

LEER MÁS:

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55VGFZUERyRTJLOTg/view?usp=sharing

 Declaraciones de Gabi Gärtner nueva Secretaria General del MLPD. 21 de abril de 2017

 
 
 

Una nueva calidad... la propensión general a la crisis del imperialismo y las oportunidades de los revolucionarios

21 de Abril, 2017

 
2017 resultó ya como un año de grandes cambios. "El peligro de incendio" muchos encuentran lo oficia Donald Trump como presidente de Estados Unidos - y tienen razón. Pero ¿cuáles son las causas y su origen? Muchas preguntas, muchas preocupaciones, pero también mucha determinación surge hacia arriba crisis colmadas, las guerras, así como nuevas luchas y movimientos de masas. Los grandes cambios también en el MLPD con el cambio en la dirección del partido de Stefan Engel a Gabi Gärtner. En este entorno turbulento recientemente la segunda sesión plenaria de la recién elegida por el Décimo Congreso 2016 del Comité Central del MLPD se llevó a cabo. En un discurso al nuevo presidente del partido, Gabi Gärtner, en estrecha consulta con Stefan Engel, la situación del mundo actual y los principales retos y oportunidades de los revolucionarios analizada. La bandera roja documenta declaraciones.
 

LEER MÁS EN:
 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55NWVhNWlOZmJ2SHc/view?usp=sharing

 

 

DESDE MARX A MAO

 
Discurso conmemorativo del 40° Aniversario de la desaparición del  Presidente Mao dado por el camarada Giovanni Scuderi, Secretario General del Partido Marxista Leninista Italiano
 
drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55bUpYcUFaRFAyc2c/view?usp=sharing

MAO Y EL IMPERIALISMO

(Discurso del camarada Giovanni Scuderi con motivo del 20° Aniversario de 

la muerte del Presidente  Mao Tse-tung)

 

 

Compañeras y compañeros, amigas y amigos,

puntuales como cada año, estamos aquí reunidos, por invitación del Comité Cenral del PMLI, a nombre del cual me honro de hablar, para conmemorar a Mao, gran Maestro del proletariado internacional, de los pueblos y de las naciones oprimidas.

A cada uno de vosotros dirijo un caluroso y respetuoso saludo y y les agradecemos de haber venido a esta importante manifestación, en algunos casos desde muy lejano  y afrontando gruesos sacrificios económicos, para rendir homenaje a Mao y para discutir  el tema del imperialismo.

Mao ha muerto materialmente exactamente el 9 de septiembre de hace veinte años, pero está vivo espiritualmente y vivirá en eterno en el corazón y en la lucha del proletariado y de los pueblos de todo el mundo...

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55ZzRuTUdlcmlMbDQ/view?usp=sharing

VOLODIA

Por Rosa Libertad

28-2-17

La humanidad trabajadora se apresta a conmemorar este 7 de noviembre el Primer Centenario de la Gran Revolución Proletaria, la primera revolución socialista triunfante en el mundo. Los comunistas (marxistas-leninistas-pensamiento de Mao Tse-tung) de Panamá siguiendo mandato de la ICOR, también nos sumamos a la celebración de este magno acontecimiento histórico.

Como homenaje a este Primer Centenario, hoy queremos escribir sobre Vladimir Ilich Ulianov (Nicolás Lenin). No su biografía, sino de centrarnos en un momento de su vida como persona humana.

-----------

Vladímir llich Uliánov, conocido luego por el ya famosísimo pseudónimo  Lenin, nació el 22 de abril de 1870. Fue  el cuarto de seis  hijos, habidos del matrimonio de llia Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. Una familia típica de la  intelectualidad provinciana rusa. El padre, un inspector de primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había consagrado a la educación

El 7 de mayo de 1855 fue nombrado profesor de matemáticas en la Institución de muchachas de la nobleza de Penza. Además, se le nombró Director de la estación meteorológica de esa ciudad. Ocho años estuvo allí, muy bien considerado por sus profesores y estimado por sus colegas. Entre ellos, la frecuencia de trato con Veretennikov, le permitió conocer a la cuñada de éste, María A. Blank, 26 años, hija de un médico ucraniano, de origen alemán, de una situación económica bastante  solvente, se casaron él tenía ya 30.  

Los Ulianov encontraron un pequeño apartamento en una casa situada en la extremidad del barrio aristocrático. Allí  les nació su primera hija, Ana, en 1864; al año siguiente, la señora Ulianov trajo al mundo un niño, Alejandro. Un 22 de abril de 1870, vino al mundo su tercer hijo, Vladimir, que en viejo eslavo significa: “el que domina el mundo”. Conocido por el diminutivo Volodia.

El pequeño Volodia aprendió a andar bastante tarde, a los tres años. Se observó que se caía frecuente y pesadamente, golpeándose siempre en la cabeza. Tan pronto como supo usar las piernas ya no pudo quedarse quieto un momento. No lograban inmovilizarlo, ni siquiera unos instantes. Luego se sentía invadido por una especie de rabia exterminadora. Destruía sistemáticamente todo lo que caía en sus manos.

El 1 de septiembre de 1879, es su primer día de clases.  Acompañado por su hermano mayor, que está ya en quinto año, Volodia cruza el umbral del lúgubre edificio en que durante ocho años tendrá que pasar la mitad de sus días.

El pequeño Ulianov se destaca rápidamente como un alumno excelente. Uno de sus mayores que tuvo ocasión de observarlo de cerca en su clase ha conservado de él la siguiente impresión: "Muy atildado, con aspecto saludable, el cabello correctamente peinado, una frente amplia y ojos atentos. Se mantiene reservado, no se exhibe cuando la pregunta no va dirigida a él, pero contesta inteligente y detalladamente cuando le interrogan."

Se trataba de una naturaleza excepcionalmente dotada. Gracias a su memoria extraordinaria, gracias a su facultad singular para captar la explicación del profesor y asimilar en seguida lo esencial, Volodia aprendía por adelantado, al escucharla, la lección del día siguiente. En Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una manifestación de protesta contra el zar.

Quedó en libertad dos días más tarde, pero fue expulsado de la Universidad e invitado a vivir en residencia vigilada fuera de Kazán.

 Apasionado y devoto por ardiente deseo de la acción, poseía al mismo tiempo un asombroso dominio de sí mismo, un sentido muy agudo del equilibrio moral y físico que le permitía dosificar juiciosamente su esfuerzo. Sabía llegar hasta el último límite de lo posible. Pero también sabía no excederse. En la sesión de otoño, Vladimir obtuvo el mismo éxito. Resultado final: fue aprobado el primero sobre 134 candidatos, estudiantes y externos. Al entrar en posesión, por fin, del diploma conquistado a costa de tan largos y perseverantes esfuerzos, ahora veía el porvenir más claro. Ya podía abrazar la profesión de abogado que había escogido.

Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.

 

 En abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.

Al regresar, fue detenido junto a Julij Martov, su futuro rival, por la Ochrana, la policía secreta del zar. En la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en una ceremonia religiosa.

Después de 3 años en Siberia, contando ya treinta años de edad, Lenin comenzaba su primer exilio en Suiza.

En abril de 1895 viajó al extranjero Allí, junto Plejanov,  Pavel Axelrod, Vera Zasilich y Martov, puso en marcha un proyecto largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin encabezando la primera página.

En el entretanto, 1898, en Rusia se había realizado el Congreso fundacional del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR). Mediante la cual se intentó unificar los innúmeros círculos marxistas regados por todo el país en una  sola entidad. Intento que fracasó, pues todos los cuadros dirigente escogidos fueron detenidos por la Ojrana (la policía política del régimen autocrático).

 

 

Publicado por Rosa Libertad en 10:18

 

SOBRE EL PROCESO DE PEKIN

 

(Nota de Luminoso Futuro: En los actuales momentos, cuando en el Movimiento Comunista Internacional (ml), los auténticos herederos de la concepción y rica experiencia revolucionaria proletaria del camarada Mao Tse-tung se afanan, por multifacéticos medios, en conmemorar este arribo del 50 Aniversario de la Gran Revolución Cultural Socialista Proletaria realizada en China Popular, socialista, tenemos el placer de entregar este histórico Documento referente al infame y vomitivo “Proceso de Pekín” realizado en 1981 en ese gran país otrora principal base de apoyo de la revolución proletaria mundial, confeccionado, discutido y aprobado en su  momento por el Comité Central del Partido Marxista Leninista Italiano. Y con el cual, hinchido de espíritu marxista-leninista-pensamiento Mao Tse-tung, contra ese aborto jurídicom violador de la legalidad socialista e inclusive del derecho penal burgués por lo menos.

El Proceso de Pekín, llevado a efecto de la recien entrenada camarilla contrarrevolucionaria capitalista, anticomunista y socialfascista encabezada por Teng Xiao-ping, montaje político apenas cubierto con sucio velo de juridicidad resulta en verdad el penúltimo capítulo de la liqujidación real del hecho histórico de la Gran Revolución Cultural Proletaria y de enterramiento del socialismo en la otrora República Popular en China. Por lo que, esta denuncia política e ideológica, realizada por los camaradas marxistas leninistas italianos, ponen al desnudo la esencia engañadora, contrarrevolucionaria y antisocialista de los siempre seguidores del captalismo en China. Los Rao Rang-Rao Shu-chi, Pen Te-juai, Liu Shao-chi, su digno continuador y sucesor, coronador de su negra empresa, Teng Xiao-ping todos a la una han seguido, a lo largo de todo el período que va de la fundación de la República Popular a la muerte del Presidente Mao, la línea negra tendente a la restauración del capitalismo y, para los cuales, el Presidente Mao Tse-tung y los maoístas chinos siempre ha sido una muralla, vivo Mao, imposible de franquear. Vivo Mao, toda intentona de desviar a la clase obrera y al pueblo chino del camino socialista o de distorsionar las verdades universales y los principios proletarios revolucionarios, del Marxismo-Leninismo, aunque fuese en una coma o un  punto, recibieron la inmediata y contundente respuesta de nuestro camarada el Gran Timonel; él cual les hizo morder el polvo de la derrota ideológica primero y política después. Por 19 años hubieron de tragar el amargo de la derrota, se agazaparon, fingieron, se autocriticaron; engañaron al partido y a la clase; con miras de ganar tiempo y reforzar sus filas clandestinas, pero siempre teniendo como único y el mismo objetivo, el derrocamiento de los justos veredictos históricos y revolucionarios proletarios, los que han  alumbrado al Partido Comunista y al Pueblo chinos por la vicoriosa senda de la guerra revolucionaria, política y militar, de larga duración, de 1921 a 1976.

Por desdicha el Presidente Mao Tse-tung, al fin, ha perdido su última gran batalla, envejecido y enfermo, la Naturaleza le ha vencido. Muere el 9 de septiembre de 1976. Aprovechando la muerte del Gran Maestro del proletariado revolucionario chino e internacional, sus enemigos, los revisionistas y la nueva burguesía monopolista burocrático-compradora han pasado a la ofensiva contrarrevolucionaria antisocialista. Tramite de una espurea “alianza” con el centrista y traidor Hua Kuo-feng los tegxiaopininstas han tomado el poder en el Partido y del Estado Chino. La gloriosa República Popular China, baluarte socialista mundial, ha cambiado de color. La camarilla revisionista al poder por medio de una serie de contrarrefomas políticas y económicas, restauran el capitalismo en China e implantan una feroz dictadura burguesa fascista. Conscientes estos traidores del odio de la clase y del pueblo, deben hundir más aún sus cuchillas de carniceros en el corazón y la mente de los trabajadores socialistas chinos. ¿Cómo hacer eso? Simplemente pisotear la memoria y las hechuras multiformes del Presidente Mao Tse-tung, enfangar sus ideales que le han guiado  todo lo largo de su vida comunista, descabezar al pueblo socialista chino de sus auténticos dirigentes comunistas.

Es la matriz del hipocrita e infame “proceso a la banda de los cuatros”, cobertura que ha sido de la ola de persecusiones, de encarcelamiento y asesinatos de dirigentes y cuadros comunistas leales al Pensamiento-guía de Mao Tse-tung. Culminado ese llamado “Proceso de Pekín”, puntualmente repudiado y señalado por los camaradas marxistas leninistas italianos en su momento, cabe apuntar el destino de los maoístas juzgados y condenados: Dos han  renegado y los otros dos condenados cadena perpetúa. Finalmente, la camarada Chiang Ching, viuda del Presidente Mao Tse-tung y una de las cabezas de punta de la Gran Revolución Cultural Proletaria, condenada de por vida, ha muerto en la cárcel, en oscura circunstancias. Viva, además de verse convertida en bandera de lucha para los auténticos comunistas chinos de una Segunda Revolución Socialista Proletaria en China, era una fuente de terror para la continuidad del régimen fascista chino).

 

SOBRE EL PROCESO DE PEKIN

Después de haber examinado las actas de acusación, el desenvolvimiento y la sentencia del proceso de Pekín el CC del PMLI considera que esta es una etapa del proceso de restauración del capitalismo en China, iniciado desde hace más de dos años, a partir de la 3a   Sesión Plenaria  del XI CC del PCCh, perseguido de los viejos secuaces de Liu Shao-chi con  renovada vehemencia a la muerte del Presidente Mao Tse-tung. Los que han orquestado en los tiempos y en los modos conforme a un fin tan pérfido, predipuesto las copias, las pruebas y el testimonio de acusación. Los objetivos, la sentencia. Se han impuesto el implantar un  Tribunal Especial y a idear un Código Penal y un Código de Procedimiento Penal ad hoc.

El Proceso de Pekin está en estrindente contraste con la legalidad socialista, con la línea y las enseñanzas del Presidente Mao acerca de la resolución de las contradicciones en el socialismo y, por último, con el derecho burgués más iluminista y progresista.

El CC del PMLI retiene que los casos distintos de la camarilla de Lim Piao y Chiang Ching ha sido respectivamente resueltos por el X y por el XI Congreso Nacional del PCCh y no existía ningún motivo para reabrirlo. Denuncia su instrumentalización, con el objetivo malvado  y engañador de poner bajo acusación a un imputado no nominado, el Presidente Mao Tse-tung y su gigántesca obra de construcción del socialismo en China, en particular, su teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado que en la Gran Revolución Cultural Proletaria ha tenido actuación genial y eficaz. Para ser vilipendiada y denigrada ha sido en realidad esta  gran revolución política, reducida ahora a una oscura intriga de palacio y pugna entre grupos de individuos sedientos de poder, ahora desdichada desgracia.

Todo el proceso se ha reducido a demostrar lo indemostrable, a negar que la Gran Revolución Cultural Proletaria fue la grandiosa obra de todo el Partido, de todo el Ejército, de todo el Pueblo chino,  dirigidos por el CC del PCCh y por el Presidente Mao Tse-tung, vuelta a impedir la restauración del capitalismo en China, a impedir que el proletariado sucumbiese ante la burguesía y los marxistas a los revisionistas, a impedir que el Cuartel General Negro de Liu y Teng pudiese sobrevolar la dirección proletaria revolucionaria del Presidente Mao.

Particularmente odiosa e intolerable ha sido la asociación del camarada Kang Sheng a la camarilla de Lim Piao y Chiang Ching. Pese que está muerto y no tenga ninguna posibilidad de defenderse, él ha sido bellacamente calumniado por su conducta revolucionaria y antirevisionista, por sus acciones realizadas según la línea y las directivas del CC del PCCh y del Presidente Mao Tse-tung.

El Proceso de Pekín funge de modelo a los miles otros procesos que la camarilla revisionista y contrarrevolucionaria de Teng Xiao-ping hará seguir para eliminar los cuadros, los auténticos, coherentes e incorruptubles sucesores del Presidente Mao, ni débiles, ni incapaces ni oportunistas, emergidos de la Gran Revolución Cultural Proletaria y para cancelar toda traza y cada conquista revolucionaria de esta esplendida revolución política.

El Proceso de Pekín pone en evidencia que el revisionismo moderno es aún hoy el enemigo principal a lo interno del movimiento obrero y comunista internacional, es aún hoy el enemigo de batir so pena de traición a la revolución, al abandono de la dictadura del proletariado y la capitulación al imperialismo y al socialimperialismo. Es necesario luchar contra él con fuerza y decisión, haciendo tesoro de las enseñanzas del Presidente Mao Tse-tung y de la experiencia histórica, necesario poner al bando a aquellos partidos que, estén en el poder o no, siguen el revisionismo moderno en vez del Marxismo-Leninismo-Pensamiento de Mao Tse-tung.

El CC del PMLI condena resueltamente y con repugnancia la concepción, la celebración, los métodos, la finalidad y las sentencias del Proceso contrarrevolcionario de Pekín, reivindicar la memoria devota al Presidente Mao Tse-tung y al camarada Kang Sheng y expresar la propia solidaridad militante a los auténticos comunistas chinos repartidos por la inmensa China, que luchan coragiosamente por defender  la gran  herenca histórica y revolucionaria proletaria del Presidente Mao Tse-tung. Las persecusiones contrarrevolucionarias  que ellos sufren no podrán más que acrecer el odio y la rebelión antirevisionista. No canten victoria los viejos secuaces de Liu Shao-chi, sus engaños y sus bajas maniobras no podrán ciertamente detener la ruta de la historia, arribará el día en el cual deberán morder el polvo, y para siempre.

 

El Comité Central del PMLI

Firenze, 26 de enero de 1981

REFLEXIONAR SOBRE EL SOCIALISMO

 

 
 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55ZnY4Y0RoX0FKMGc/view?usp=sharing

 

 

A los que se hacen los desmemoriados hoy

Enver Hoxha saludando la Gran Revolución Cultural Proletaria

 

Es un hecho histórico innegable y una gran fortuna para los pueblos y el comunismo internacional que en la vanguardia de la lucha actual dirigida contra los EE.UU., el imperialismo y contra el revisionismo, con los líderes soviéticos a la cabeza, destaca, fuerte y firme, el Partido Comunista de China y la gran República Popular de China, encabezado por el destacado marxista-leninista, el camarada Mao Tse-tung.

El papel y la contribución del PCCh y de la RP de China en la lucha por la causa revolucionaria del proletariado internacional y los pueblos de todo el mundo es colosal. Hoy, China es una fortaleza invencible del socialismo, la poderosa base de la revolución, el abanderado del marxismo-leninismo, el pilar de acero y escudo probado de nuestra causa común revolucionaria.

Los imperialistas y los revisionistas están tratando de derrotar al PC de China y a la República Popular China, porque es su mayor y más poderoso enemigo, el obstáculo insuperable para la realización de sus objetivos de dominación mundial. Están tratando de separar a los pueblos, a los revolucionarios y a los marxistas-leninistas del PC de China para aislarlo más fácilmente y para liquidarnos rápidamente.

El imperialismo mundial unido a los revisionistas krushchevitas, están atacando a la China Popular, difamando la Gran Revolución Cultural Proletaria. Los enemigos esperan en vano desacreditar a la gran China Popular que bajo la dirección del Partido Comunista de China y del pensamiento de Mao Tse-tung progresa triunfalmente.

El Partido del Trabajo de Albania da la bienvenida a la Gran revolución Cultural Proletaria, que tiene como objetivo la lucha sin cuartel contra la burguesía y ideología revisionista manifiesta en la conciencia de los hombres en el campo de la cultura, y en todas las demás esferas de la vida del país, en contra de los enemigos de clase y todos los revisionistas, abiertos o camuflados, que están tratando de llevar a China Popular de nuevo a la vía capitalista, así como contra los Estados Unidos, el imperialismo, el revisionismo khrushchevita y todos los reaccionarios.

El Partido del Trabajo de Albania sostiene que todos los partidos y fuerzas marxistas-leninistas deben unirse, sobre la base de igualdad e independencia, estrechamente con el Partido Comunista de China, formando un bloque de acero contra el cual todos nuestros enemigos rompan sus cabezas. No nos interesa en absoluto las calumnias de los revisionistas y sus amos imperialistas sobre que al unirnos con China nos hemos convertido en un «satélite» y hemos perdido la «independencia».

 

Fragmento del Informe presentado al V Congreso del PTA (1 de noviembre de 1966)

 

The Party of Labor of Albania in Battle wiht Modern Revisionism: speeches and articles“. Ed. Naim Frashëri, Tirana. 1972. Págs.231-232.

 

Publicado por Cultura Proletaria

Estado Islámico de Irak y Siria: Ficción y Realidad

 

¿DAESH… es qué?

por Quibian Gaytan

 

Artículo Primero

 

En raro acercamiento, frente al fenómeno ISIS, confluyen los estrategas e ideólogos de lo más podrido y reaccionario del imperialismo global y sectores de la izquierda reclamada marxista a la hora de marcarlo y definirlo: “Movimiento confesional feudal y no Estado”, “Estado terrorista”, “Estado ficticio”. En fin, coinciden en prejuiciarlo como un fenómeno político extraño al desarrollo económico y social de la humanidad. Aquí, “humanidad” sin carácter de clase y sin ninguna vinculación a la lucha de clases de la actual sociedad capitalista imperialista. De ahí una excrecencia purulenta de la purulenta sociedad capitalista del siglo XXI.

 

Contra un tal parecer, por desgracia generalizado, se pronuncian los auténticos comunistas, marxistas-leninistas, aseverando que el Estado islámico de Irak y Siria (ISIS) es una realidad política y estatalmente estructurada. Producto tanto de una larga aspiración sentida por las amplias masas de las nacionalidades  árabes –extendida por todo el Medio Oriente, el Magreb y África Sur sahariana y minorías nacionales árabes, musulmanes y no, establecidas en la metrópolis imperialistas, y; de una situación de guerra mundial, compleja y sin fronteras; signada por la intervención en ella de factores económicos y fuerzas sociales internas y externas.

 

 ISIS, en su realidad objetiva, es una estructura política, militar, poblacional, territorial establecida y culturalmente organizada. Nada en él indica a algo que se parezca a entronizamiento del nihilismo cultural e ideológico propio del banditismo tribal. En fin, nada que fundamente eso de “Estado artificial” como pregona una interesada propaganda guerrera imperialista, negadora de toda existencia de un movimiento nacional real, y cierta izquierda desconcertada que actúa como megáfono de la burguesía USA-Eurooccidental y Euro-asiática. Por el contrario, el ocultamiento de la formación y establecimiento del Estado islámico de Irak y Siria un hecho político e histórico, responde a que las potencias imperialistas enfrentan la resistencia armada de nacionalidades que, por caminos a veces equívocos, pugnan en constituirse en naciones libres de la agresión y ocupación militar-colonial de aquellas.

 

Dicen en extraña jerga, inventada ad arte por los propios medios neoconservadores estadounidenses, “Estado terrorista”. Un término, que no alcanza ser concepto político válido, ni aceptable la luz de la ciencia política y filosófica del marxismo leninismo. Por más que se combine arbitrariamente “Estado” y “terrorismo” se llega a definir lo que se quiere decir o señalar con el mismo. Para nosotros, el Estado es la violencia organizada de una clase o de un conjunto de clases sociales contra otra u otras clases políticamente oprimidas. En cuanto a eso de “terrorismo” remite al método como se ejerce dicha violencia organizada y a la forma particular de la acción política en que se materializa dicha violencia organizada, por lo regular con derramamiento de sangre. La búsqueda, cuando fallan los mecanismos legales de contención, del aniquilamiento de las clases y partidos políticos cuando se desequilibran las relaciones de fuerzas vigentes. Siendo el Estado la encarnación de la violencia social, poseyendo como esencia suya el terrorismo, no somos los comunistas los que vamos a infamarnos condenando la violencia y el terrorismo en general. Lejos estamos nosotros, los comunistas, de tomar una actitud condena moralista e idealista de la violencia y el terrorismo. Siempre, ante el terrorismo, no preguntamos contra qué clase o clases se ejerce el terror. ¿Quién lo ejerce y contra quienes? Siempre condenamos la violencia y el terrorismo del Estado burgués imperialista o de las clases reaccionarias defensoras del orden establecido y ejercido contra las clases explotadas y nacionalidades y naciones oprimidas.

 

Apoyamos y nos identificamos con la violencia y el terrorismo ejercido por las clases explotadas nacionalmente oprimidas en contra el imperialismo opresor y contra aquellas clases sociales, dominantes o gobernantes, cómplices de la depredación imperialista, de la conculcación de las libertadas democráticas y negadora del derecho que tienen las clases explotadas y oprimidas de liberarse de tal opresión y violencia reaccionaria. En conclusión, la expresión “Estado terrorista”, que no existe en la realidad política del mundo, es un arma ideológica del imperialismo, centralmente del imperialismo yanqui y ruso, de propaganda negra, dirigida contra las fuerzas comunistas, revolucionarias y democráticas que posesionadas de un Estado que utilizan para defender la propia soberanía nacional amenazada y su independencia nacional.

 

Se trataría, por otro lado, según la propaganda distorsionadora de los pseudoideólogos y corresponsales de guerra imperialistas, de un Estado ficticio, sólo conformado por “mercenarios terroristas”, sin una base social de apoyo en los territorios donde operan, o cuanto más de simplemente un “movimiento político”. De su naturaleza de clase y nacional ni pío. Si tomasen como punta de partida eso, el carácter de clase y nacional de la resistencia a la agresión de sus amos, ello invalidarían el punto central de su guerra ideológica: ¡Que no enfrentan a bandas de salteadores de camino o pueblos no organizados política y estatalmente! Puesto que, si fuese a un “movimiento político” al que combaten, en forma indirecta, tendrían que reconocer que él es expresión de un movimiento político de masas, un movimiento político de nacionalidades secularmente oprimidas, tendente objetivamente a la erección de un Estado-nación burgués.  No a una sociedad y a un Estado feudal – pese al ropaje monarquista, fundamentalista y/o teocrático con que le revisten subjetivamente sus sectores sociales y políticos dirigentes- lo cual no entra ni puede entrar en contrapunto con la base real capitalista monopolista burocrático, semifeudal y semicolonial, de la sociedad árabe moderna, sino a la construcción de un Estado capitalista nacionalmente independiente del dominio de las Superpotencias imperialistas y de su proyectado Nuevo Orden Mundial capitalista imperialista.

 

Más allá, tendrá que reconocerse en base de un análisis marxista-leninista serio, que la invasión y ocupación militar imperialista de una serie de países del Magreb, de Sud-Sahara,  del Cuerno de África y de Medio Oriente,  no se ha traducido de modo alguno en una regresión a-histórica del capitalismo burocrático oriental, establecido en esas sociedades y Estados desde finales de la IIa Guerra Imperialista Mundial, al modo de producción feudal. Una tal regresión económica y social, aun cuando el capitalismo burocrático, del cual una de sus características básicas es la semifeudalidad, ha sido sacudido catastróficamente por la derrota y la ocupación militar, con la consiguiente sobreexplotación de la fuerza de trabajo nativa y saqueo de los recursos naturales y sociales, no ha cambiado su base real, las relaciones sociales capitalistas de producción. Demuestren los teóricos de la regresión social del capitalismo burocrático al modo de producción feudal que, que de algún modo, las guerras imperialistas (en la realidad, es una y la misma guerra imperialista) en Medio Oriente y el Magreb de algún modo ha alterado sustancialmente el contenido de la época histórica. ¡Que se está en una nueva época, la época de la transformación contrarrevolucionaria del capitalismo al feudalismo!

 

Pero, no. No lo podrán demostrar jamás. Hagan un tal intento, señores absolutizadores de la “regresión social”, y entonces verán lo desacertado de una tal perspectiva para el movimiento histórico de la humanidad. Dado que la ley del progreso social es universal, absoluta; ella nos señala del carácter progresivo, ascendente, del desarrollo de las formaciones económico-sociales. Del cómo y del hacia dónde avanza la humanidad organizada de una formación económico-social a otra más avanzada, racional y superior. La quiebra revolucionaria de una formación económico-social caduca y traba al progreso económico y social nunca ha abierto paso a una formación periclitada. ¿Cuándo y dónde el derrocamiento del Modo de producción asiático o del esclavismo ha abierto paso al comunismo primitivo? ¿El feudalismo a la formación económica y social esclavista? O más cercano a nosotros ¿la derrota de la sociedad capitalista burocrática y el Estado burgués burocrático iraquí, a manos de la coalición imperialista encabezada por la superpotencia yanqui, ha significado el retorno a las relaciones económicas feudales? Cuando resulta más que evidente que la ocupación imperialista ha significado el defenestramiento de una forma de capitalismo burocrático a otra, pero ahora con el predominio de la fracción compradora colaboracionista. Allí el feudalismo, como “nueva” base de la economía y de las relaciones de producción en dicho país, sigue desempeñando un papel subordinado, secundario, al capitalismo. La ley universal del progreso social se cumple, sigue vigente, aunque lo hace en zigzag y con retrocesos, entre vueltas y revueltas, pero el retorno a lo muerto resulta imposible.

 

“¡Ah! Usted niega el aspecto de la regresión social –me diréis- que también es universal, tiene un valor absoluto”. Con esa negación, dirá, niego o doy de lado el hecho histórico concreto de la restauración del capitalismo en la URSS, China Popular y demás países socialistas. De eso, nada. Primo, la Ley de la regresión en la sociedad, que es una ley general de las formaciones económicas y políticas concretas, históricamente determinadas, tiene un nivel de conceptualización y una esfera de cumplimiento más estrecha y específica que aquella universal. Ella es una particularidad de la ley universal del progreso social, hace referencia a tal o cual formación económica y política, de ahí clasista. Lo que nos señala a portadores sociales concretos, a clases sociales fundamentales antagónicas, materialización que son ya del progreso social o ya de la regresión social; de la continuidad de la lucha de clases y del quién vencerá a quién. La ley de la regresión en el desarrollo social, o si tiene a bien de la restauración de la forma de dominación anteriormente derrocada, es una forma de expresión particular de aquella universal. Es, además, relativa, secundaria y subordinada a ésta. Por lo que, una temporal y funcionabilidad de ésta, como sería luego de la derrota de las clases portadoras del progreso, no impide la manifestación y la aplicación de la ley universal del progreso social.

 

Secundo, la ley de la regresión en la sociedad nos señala asimismo que el triunfo de los portadores sociales de la misma no es algo absoluto y permanente. Podrá parecer “que se ha acabado la historia”, pero no es así. La restauración de un vieja formación económica y política in toto, una parcialidad de la misma, no significa ni puede significar la desaparición de los elementos progresistas de la formación económico social más avanzada, racional y revolucionaria circunstancialmente derrotada. La viabilidad, por el contrario, a-temporal de la vieja formación económica y política, de su modo de producción históricamente periclitado. 

 

Tertio, la derrota parcial y temporal de los primeros países socialistas, la restauración del capitalismo y el abandono del camino socialista al comunismo en ellos, no es el resultado del desarrollo sujeto a las leyes objetivas que son propias de la formación económica-social socialista y a ninguna otra, como primera etapa de aquella del comunismo, sino de una alteración y vulneración de las mismas. Esto es, allí el socialismo no ha abierto paso, por sus propias leyes, al capitalismo sino que ha sido cortado, truncado por los revisionistas modernos. Quienes, luego de asaltar el poder del Estado socialista, han consciente y traidoramente abierto las puertas al capitalismo, con sus reformas del sistema económico y político. ¿Con ello se quebró la vigencia de la ley universal del progreso social? Allí sigue existiendo la clase obrera, organizada sindicalmente y políticamente en su Partido Comunista, una experiencia de lucha de clase acumulada e imperdible, un permanente espíritu de lucha revolucionaria y una permanente vocación a la realización de una segunda revolución socialista y a la reinstauración de la dictadura del proletariado  y a la recuperación del camino socialista hacia el comunismo.

 

Eso, tranquila y seguramente, podemos dejarlo al tiempo y al desenvolvimiento de la lucha de clase de la clase proletaria. El reloj del progreso social sigue su curso.

 

Igualmente es válido para las nacionalidades y pueblos árabes y musulmanes combatientes.

 

Panamá, 15 de mayo de 2916

 

GRAMSCI VISTO DESDE EL OTRO LADO DE LA BARRICADA

 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55cXJQeXh4ZUxnYXc/view?usp=sharing

APUNTES MARGINALES AL CUADERNO DE NOTAS "PANAMÁ: SOBRE LA ESTRUCTURA Y LA COYUNTURA"

 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55Um1nSFZGMlo1VW8/view

NOTAS MARGINALES SOBRE LA CUESTIÓN DE LA NACIÓN

 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55dF8zNXhSRENINjA/view?usp=sharing

 

NACIÓN, NACIONALISMO Y NUEVA DEMOCRACIA

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55S0Y2WEdzMmZoZFk/view?usp=sharing

 

APORTES DE UN PUBLICISTA AL PROGRAMA DEMOCRÁTICO Y NACIONAL DE LOS COMUNISTAS (MARXISTAS-LENINISTAS) DE PANAMÁ

 

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55S0Y2WEdzMmZoZFk/view?usp=sharing

Sobre el enemigo principal en la época y el enemigo principal en la situación internacional concreta

por Quibian Gaytan

20/3/2014

 

Es ya un lugar común, en los ambientes comunistas y antiimperialistas, aunque en su fondo sea justa,  la expresión “USA el enemigo principal”. Pero, a mí parecer, ese axioma debe ser precisado. Está establecido, eso desde que el camarada Stalin lo rubricara en los Fundamentos del Leninismo hasta 1960 cuando, a su vez, lo remarcará la Conferencia de los 81 Partidos Comunistas y Obreros, que el imperialismo es el enemigo principal de la clase obrera, de los pueblos y naciones oprimidas del mundo. Esto, subrayo, sin hacer referencia alguna a la forma nacional concreta del mismo. Está contradicción fundamental, general, universal, propia del mundo capitalista en su conjunto resulta absoluta, permanente e inalterable hasta tanto no haya cambiado el contenido de la época histórica. Es decir, hasta tanto se haya liquidado el capitalismo en el último rincón del planeta.

El camarada Stalin, gran marxista-leninista y fiel aplicador de la Concepción general y de la Línea General elaborada por el camarada Lenin, la que resumirá de modo brillante la nueva y superior etapa a la que ha entrado el capitalismo, la del imperialismo y del asalto revolucionario directo de su fortaleza, ya en su famosa obra, sintetizando sus tres contradicciones más importantes, remarcaba:  

(…) La segunda contradicción es la existente entre los distintos grupos financieros y las distintas potencias imperialistas en su lucha por las fuentes de materiales primas, por territorio ajenos. El imperialismo es la exportación de capitales a las fuentes de materias primas, la lucha furiosa por la posesión monopolistas de esas fuentes, la lucha por un nuevo reparto del mundo ya repartido, lucha mantenida con particular encarnizamiento por los nuevos grupos financieros y por las nuevas potencias, que buscan >, contra los viejos grupos y las viejas potencias, tenazmente aferrados a sus conquistas. La particularidad de esta lucha furiosa entre los distintos grupos de capitalistas es que entraña como elemento inevitable las guerras imperialistas, guerras por la conquista de territorios ajenos. Esta circunstancia tiene, a su vez, la particularidad de que lleva al mutuo debilitamiento de los imperialistas, quebranta las posiciones del capitalismo en general, aproxima el momento de la revolución proletaria y hace de esta revolución una necesidad práctica”.

Oponiéndose, asimismo, a la recomendación leninista de aprovechar las contradicciones interiimperialistas, las más de les veces estalladas con una violencia inusitada, nada controlable para la burguesía, y en guerras de vida o muerte entre sí, para hacer avanzar el proceso de la revolución proletaria socialista y en aras de hacerla triunfar dada la debilidad del imperialismo ocasionada por sus conflictos bélicos.

 

Leer el artículo completo en:

drive.google.com/file/d/0Bwo68T7ecF55Zk43SDJCcnV1SUE/edit?usp=sharing

¿Quién fue Rosa Luxemburgo?

Por Quibian Gaytan

 

No estamos acá para correr tras cada una de las mil distorsiones y falsificaciones históricas a que se dedican los trotskystas, en aras de lavarle la cara a su “maestro”, aunque para ello tengan que intentar enlodar la imagen y obra de Lenin y los bolcheviques, centrando en esto sobre el camarada José Stalin, el cuco de sus sueños.

Atacar y enlodar a Stalin es y ha sido razón de ser para el movimiento trotskysta internacional. Que algunos dirigentes del PC(b)US, representantes de la burguesía en el seno del partido, han sido señalados como tales, acusados, juzgados y condenados a residir en un gulag o algunos fusilamientos por actos contrarrevolucionarios y colusión con potencias capitalistas. Es Stalin que se deshace de la “vieja” guardia bolchevique; que, dictado por las circunstancias, el peligro de formación de una amplísima coalición de potencias imperialistas antisoviética y anticomunista, el Comité Central aprueba un Tratado de no agresión con la Alemania nazi para alejar de la URSS verse involucrada en la Segunda Guerra Imperialista. Es Stalin similar que Hitler, un ”totalitario”; que la revolución proletaria fue derrotada en Alemania, que en China Chiang Kai-shek ha dado un golpe de estado y masacrado al joven Partido Comunista de China. Es Stalin, el “cosechador de derrotas” y traicionado a la revolución mundial en aras de los intereses nacionales de la URSS; que Ramón Mercader ha dado un pioletazo a Trotzky. Es Stalin lo ha mandado a matar. Y por ahí continúan dando vueltas hasta provocar nauseas.

Al asumir tal actitud, de tirar a un lado las distorsiones y mentiras, hacemos nuestro el criterio stalinista de que “La calumnia hay que condenarla, y no ponerla a discusión”.

Pero, a ellos eso no le basta. Pretenden además, en su negra campaña antimarxista-leninista, en general, y antistalinista en particular, encontrar sustento teórico y político para su visceral anticomunismo pescar en las aguas de la socialdemocracia de izquierda e internacionalista de aquellos años. En la cual, tergiversando la vida política y las obras de  figuras marxistas-leninistas de la talla de Liebnecht y Rosa Luxemburgo, intentando anteponerles, contraponerlos y, de paso, reducir a Lenin “el querido maestro” y a Stalin el niño de sus golpes preferido.

Dice, por ejemplo, un aprendiz de brujo trotskista “Rosa Luxemburgo era mejor marxista que Stalin”. Sólo los ignorantes o pleitistas de mala fe pueden lanzar una tal idiotez.

Pero, la demanda queda planteada. Por lo que aquí cabe nos preguntemos ¿Quién fue Rosa Luxemburgo?

En las líneas que siguen no está en mi intención oscurecer o cuestionar el compromiso para con los mejores intereses de la clase proletaria alemana, europea y mundial de Rosa Luxemburgo, eso es inobjetable y estéril. Tampoco, el negar la trayectoria revolucionaria de vanguardia cumplido por ella, que la condujo de la socialdemocracia de izquierda, vía su internacionalismo, a devenir marxista-leninista, discípula de Lenin y los bolcheviques rusos luego de la gloriosa revolución de octubre de 1917.

¿Qué joven revolucionario, buscando ser comunista marxista-leninista, no se ha acercado al comunismo como teoría bebiendo de las magníficas obras de Rosa Luxemburgo? Leyendo, por ejemplo, ¿Reforma o Revolución? O Huelga de Masas, Partido y Sindicatos. De esos títulos y otros han bebido generaciones sucesivas de la vanguardia revolucionaria proletaria.

Reseñemos brevemente. Rosa Luxemburgo ha nacido en Polonia en 1871. En el seno de una familia judía acaudalada, padeciendo las presiones del ambiente reaccionario y antisemita existente en dicho país. Lo que la llevó a participar en los Clubes socialistas juveniles. Por lo que, tenía ya 18 años, hubo de emigrar primeo a Suiza y luego a Alemania, dónde se casó para obtener la ciudadanía alemana y militando en el Partido Obrero Socialdemocrático alemán. Desde allí militando en la formación del movimiento socialista polaco,  como parte de dicho país era ocupado por Rusia zarista hubo de poner particular atención en las vicisitudes y las luchas del joven Partido Obrero Socialdemócrata ruso (entonces denominado así y que sólo luego de 1917 pasará a llamarse comunista (bolchevique).

Ella, Rosa Luxemburgo, ha desempeñado por su calidad de ideóloga marxista de punta en la Socialdemocracia alemana –dada la influencia ideológica de ésta última en los teóricos y dirigentes del novel POSDRuso- un papel crucial, no neutral evidentemente, en el enfrentamiento de líneas contrastantes apenas aparecidas y que se han desenvuelto a todo lo largo de las dos primeras décadas del siglo XX. Papel, por ella desempeñado en esas luchas internas, que le han llevado a discrepar, confrontar y atacar duramente al en desarrollo líder de la revolución socialdemocrática rusa, Vladimir Lenin.

Lucha ideológica y política prolongada que ha abarcado una amplia gama temas de los que han dependido los destinos de la revolución rusa y mundial.

DEBATE SOBRE EL PARTIDO

El recién formado Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDRusia), 1898,  es una amplia gama de círculos marxistas dispersos en el vasto territorio del Imperio zarista, apenas con un mínimo de articulación orgánica, sin unidad en la interpretación de la teoría que le debía servir de base ideológica resulta, finalmente, una unidad en la diversidad. En tales condiciones internas, de dispersión ideológica y de amorfismo organizativo, resultaba talmente incapaz de cumplir sus grandes tareas históricas, de liberación del yugo feudal zarista y de emancipación social socialista del proletariado ruso.

Partido que, luego de su II Congreso en 1903, se ha escindido en dos fracciones rivales (Bolcheviques “mayoría” y Mencheviques “minoría”) y en fuerte lucha de líneas. La que ha de involucrar casi directamente a la socialdemocracia alemana. Rosa Luxemburgo ha de involucrarse directamente en esta lucha fraccional que divide al POSDRusia. Ella se cuadrará, por su propia concepción sociologista del partido y su visión espontaneísta de la lucha de clases, con los mencheviques.

Rompe fuego contra Lenin en un artículo, que será publicado en los números 42 y 43/1904 de Neue Zeit (Revista teórica de la socialdemocracia alemana) y dedicado a la crisis en el POSDRusia. En lanza acusaciones contra de un supuesto “ultracentralismo”, de darle poderes omnímodos al centro (el Comité Central, nm. Quibian Gaytan) en desmedro del partido y suplantación del papel de las masas obreras. Aquí vemos ya esbozada la tristemente célebre “teoría del sustituimos”, del aparato que reemplaza y domina al Partido.

Lo que le ameritará una acerba y dura respuesta crítica por parte de Lenin. El Gran Maestro del proletariado internacional escribe entonces su folleto “Un paso adelante y dos atrás. Respuesta a Rosa Luxemburgo” (Obras Completas,  vol. 7, pág. 460) en la que le acusa de haber dado a conocer a los lectores alemanes no su pensamiento “sino algo diferente”, en particular en relación con el proyecto de Estatuto del partido elaborado e ilustrado con precisión por Lenin. Haciendo notar que ella había escrito “exclusivamente banalidades” que eran “ incompatible con el ABC de la dialéctica”. El entonces director de la Neue Zeit, Karl Kautzky, entonces el gurú de la ortodoxia marxista y rodado ulteriormente al centrismo, se negó a publicar la respuesta de Lenin a R. Luxemburgo.  Junto con Kautzky, en la primera década del siglo XX, Rosa Luxemburgo como hemos podido ver se ha colocado de la parte de los mencheviques contra los leninistas o bolcheviques, sobre cuestiones de organización del partido.

Por lo que vemos la Luxemburgo, tanto en lo ideológico como en lo político, ha sostenido y teorizado siguiendo posiciones mencheviques y semimencheviques. Por ejemplo, en 1912, nuevamente atacó a Lenin  en un artículo del 14 de septiembre en Worwarts (órgano central de la socialdemocracia alemana) criticando al “izquierdista” Radek  de liquidacionismo, pero que al final termina uniéndose a las ideas de Mártov, líder de los mencheviques liquidadores (véase Obras Completas, vol. 41, p. 316). Lenin llamó “presuntuosas” sus palabras. 

Insistiendo sobre la pasos esenciales de su compromiso político lo que la ha visto, ocupar puestos en la Segunda Internacional, en agosto de 1912, Rosa Luxemburgo ha participado en la “Conferencia de Tyszka’ que ha reunido a la escurridiza Dirección General”” del Partido Socialdemócrata de Polonia, un partido que se ha distinguido por su ataques contra el POSDRusia. Lenin ha descrito, cabe apuntar, a la pseudo “Dirección General” <mezcolanza monótona y sin seguidores, una notoria pieza de la política basura>, decididamente rechazada por los propios trabajadores socialdemócratas en Polonia.

Incluso el economicismo antimarxista fue una de las influencias sobre Rosa Luxemburgo. Más de una vez ha “tocado” las posiciones políticas en sus últimos años, sobre todo cercanas la llamada “revolución permanente”. Ya veis por qué los trotskystas a Luxemburgo. Aún más la misma Rosa Luxemburgo, 03 de julio 1914, ha propugnado por una alianza con Trotsky (y otros) en el marco de la ‘Lewica”, la “izquierda” del PS polaco, partido pequeño burgués simpatizante del partido nacionalista de los mencheviques.

DEBATE SOBRE LA REVOLUCIÓN RUSA

 

Como en 1905 ha estallado la revolución en Rusia, esto es la Primera Revolución democrático burguesa, la cuestión de sus objetivos, tareas y dirección pasa a ser motivo de graves e irreconciliables discrepancias entre leninistas (bolcheviques) y anti-leninistas (los mencheviques). Lenin las resumirá así dos estrategias y dos tácticas en la revolución democrática rusa. Los bolcheviques han planteado como objetivo de la revolución el derrocamiento del zarismo-feudal, mediante la insurrección armada, y su sustitución por la República de dictadura democrática revolucionaria obrero-campesina, bajo la hegemonía del proletariado; idea central suya era la alianza obrero-campesina; el apartamiento y neutralización de la burguesía liberal-monárquica; asegurando así la más amplia democratización del país como garantía de su conversión en revolución socialista proletaria y establecimiento de la dictadura del proletariado.

Por su parte, los mencheviques hablando del derrocamiento revolucionario del zarismo,  le ponían un condicionante paralizador la hegemonía de la burguesía liberal. Su razonamiento era simplista: dado el carácter era democrático-burgués de la revolución, la hegemonía debería ejercerla la burguesía y no el proletariado; rechazando la idea de la alianza obrero-campesina se pronunciaban por la componenda con la burguesía liberal-monárquica, y tildaban a la dictadura democrático-revolucionaria del proletariado y de los campesinos de “esquema reaccionario blanquista”. Lo que, según ellos, estaba en pugna con el desarrollo de la revolución rusa.

¿Y Rosa Luxemburgo? Ella, junto a Parvus, se inventó un esquema utópico, izquierdista por su forma y semimenchevique por su contenido, dado su compenetración con la tesis menchevique de la negación de la alianza obrero-campesina, de la que se destilará en la fórmula “Sin zar, por un gobierno obrero”. Es decir, la sustitución de la teoría leninista de la revolución por etapas ininterrumpidas por la inmediatez de la revolución socialista.

En agosto de 1908, cuatro años después del enfrentamiento tenido con motivo del enfrentamiento alrededor del menchevismo, Lenin la ha <rehabilitado> citando un artículo suyo sobre el militarismo en el que defendía la causa de la Revolución Rusa, considerando fuese un éxito que por fin se hubiesen puesto del lado de los bolcheviques, Luxemburgo y otros elementos de la “izquierda” de la socialdemocracia alemana. Pero esa “conquista”, no era ni podía ser definitiva, ya que, como Lenin sabía, Luxemburgo estaba profundamente imbuida del deseo de “volver” a ese marxismo superado, de hecho, para distorsionar sus enseñanzas universales e inmortales. 

Rosa Luxemburgo que reconoce el papel dirigente del Partido de la clase obrera y de la Dictadura del proletariado, altera en varias ocasiones las ideas de Marx y Engels y Lenin en estos dos campos. Es de remarcar, aquí, que sus ataques no lo realiza frontal y explícitamente. Fiel a su posición reconocida como líder de la izquierda socialdemócrata, ella tuvo cuidado de no comprometerse plenamente y, aunque su historia es toda una tensa relación política sobre la guerra imperialista (1914-18) con Lenin y los bolcheviques. Su tendencia pequeñoburguesa espontaneísta, de la que nunca se desprenderá, la llevará muy a menudo deslizarse, acercándose o alejándose, continuamente de Lenin y de la revolución bolchevique, hasta los últimos días de vida, con su participación en la revolución en Alemania violentamente reprimida.

 

DEBATE SOBRE LA CUESTIÓN NACIONAL

 

En víspera de la guerra imperialista, mayo- agosto de 1914, una vez más levantan armas contra los leninistas los mencheviques-liquidadores. Su punto de ataque se centra en la exigencia de la eliminación del artículo 9 del Programa del POSDR. Dicho artículo programático –“Derecho de autodeterminación nacional”, inclusive a la separación política en una entidad estatal propia  de las nacionalidades oprimidas por el Poder Central zarista-, plasma la tarea política del proletariado revolucionario ruso de buscar un aliado estratégico que le ayude a culminar la revolución democrática exitosamente. Impedir eso y poner contra la pared al Partido es el objetivo político de los oportunistas  antipartidistas.

Seguros de su propia debilidad teórica, frente al problema nacional ruso, los oportunistas liquidadores –representantes de la burguesía rusa, judía y ucraniana-  desesperan por encontrar un “ideólogo” que sepa invalidar la posición oficial del Partido. Buscan y buscando encuentran un autor de renombre y un artículo suyo intitulado Nacionalidad y autonomía, escrito en 1908.

La cuestión nacional, ciertamente, ha sido un tema central en la actividad teórica y práctica de Rosa Luxemburgo. Como líder de un partido de trabajadores en Polonia, un país dividido entre tres imperios -Rusia, Alemania y Austria- debía tomar, necesariamente, una posición con respecto a la cuestión nacional. Demandar la “exclusividad a la autonomía para Polonia” y, en particular la eliminación dicha cláusula programática de los socialdemócratas revolucionarios rusos, esto es los bolcheviques y Lenin. Rosa adhirió a esta posición, arriesgando enfrentar a Lenin sobre esta cuestión.

Ella para establecer la línea de su posición apuntará que la situación de Europa en general y la de Rusia en particular había cambiado tanto a finales del siglo XIX, que invalidado la posición de Marx y de Engels con respecto a los movimientos nacionales en Europa. Apunta, según un reseñador suyo, “en Europa Occidental y Central, el período de las revoluciones democrático-burguesas ha terminado”. De ahí concluye  que bajo el capitalismo la consigna de “independencia nacional” no tenía valor progresivo, y bajo el socialismo no habría lugar para la consigna “independencia nacional”, ya que la opresión nacional habría dejado de existir, y la unidad internacional de la humanidad sería un hecho. En consecuencia, la clase trabajadora no necesitaba luchar por la autodeterminación nacional de Polonia y tal lucha era, de hecho, reaccionaria. Las consignas nacionales de la clase trabajadora debían limitarse a la demanda de autonomía nacional en la vida cultural.

De la extraerá la demanda de que  dicho “artículo 9 del programa ruso” deberá ser eliminado. Para fundamentar eso utilizará una sarta de palabras fuertes (Lenin la calificará de “cúmulo de palabrejas”) “cliché”, “frase metafísica”, de ser “el más puro lugar común”, etcetc.

En respuesta y fundamentación teórica de la posición oficial del Partido, respecto a lo correcto de la demanda del derecho de autodeterminación nacional, Lenin escribirá Sobre el derecho de autodeterminación nacional (1914). Obra en que dejará sentada los fundamentos de la teoría marxista-leninista de la cuestión nacional. En dicha obra Lenin calificará esa posición y dicho artículo de Rosa Luxemburgo, apuntando prístinamente, de ser producto de un “pensamiento metafísico”, abstracto; de no saber o querer atenerse al método marxista “dialéctico”, de analizar las cosas sobre la base “económico-histórico” concreto.

Era pues la posición no meramente idealista teóricamente, sino semimenchevique políticamente. Posición que caracteriza no solamente al ala de derecha dominante en la Segunda Internacional, sino que a los socialdemócratas de izquierda. Los que han de desarrollar una teoría conciliadora acerca del imperialismo, de rechazo del derecho de autodeterminación nacional en su concepción marxista y leninista (extender y entender dicho derecho hasta la separación y a la formación de Estados nacionales e independientes, aceptar el principio estratégico de la necesaria alianza del proletariado de los países avanzados, imperialistas, con los movimientos de liberación de las naciones oprimidas y de las colonias, en fin de los medios para luchar contra el imperialismo, de los medios para derrocar al imperialismo.

En eso, los socialdemócratas de izquierda (Rosa Luxemburgo, Kautzky, Trotzky) en seguimiento de dichas pautas marcadas por la derecha, se deslizaban al centrismo y a la conciliación con el oportunismo en estas importantes cuestiones. Oponiéndose a la posición de Lenin y los bolcheviques, los centristas, Rosa Luxemburgo a la cabeza, al rechazar reconocer el derecho de autodeterminación nacional y todo el esquema marxista de los bolcheviques entrababan y  saboteaban toda realización de un frente único entre la lucha del proletariado revolucionario y el movimiento de liberación nacional de las colonias y semicolonias de  África, América Latina y Asia; con ello comprometían el futuro de la revolución socialista proletaria y la condenaban a la derrota.

 

 

DEBATE SOBRE EL IMPERIALISMO, LA GUERRA IMPERIALISTA Y SU CONVERSIÓN EN GUERRA CIVIL

En marzo de 1913, en una carta al editor del Sozial-Demokrat en el que lamenta la detención de Stalin por la policía zarista, Lenin ha declarado: “He leído el nuevo libro de Rosa Akkumulation des Kapitals Dice “imposibles, ha tergiversado a Marx”. 

Durante los años de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) hay mucha discusión en el movimiento obrero internacional sobre “actitud en relación a dicho conflicto”. Lo correcto de la teoría del imperialismo y de la guerra imperialista establecida por Lenin, sobre la guerra civil por el socialismo, en respuesta a la guerra imperialista, se vieron confirmadas por los acontecimientos y es en esta etapa que el Partido Bolchevique de Lenin y Stalin conduce a la victoria del proletariado con el triunfo de la Revolución de Octubre de 1917. 

¿Y la Luxemburgo? Vuelve a apoyar, de palabras, a los bolcheviques. No obstante, escribe, con el seudónimo de “Junius”, el folleto “La Crisis de la Socialdemocracia” (redactado en la primavera de 1915 y publicado a principios de 1916), el que contiene las “Tesis sobre las tareas de la socialdemocracia internacional”, en la que también se expresaban entre otros socialdemócratas alemanes de izquierda, tales como Clara Zetkin, Mehring, Thalheimer , Duncker, Ströbel y muchos otros. En él una vez más, por lo tanto, ella vuelve a atacar a Lenin y sus teorías de las tareas del proletariado revolucionario desde el momento de la apertura de la crisis revolucionaria general aperturada por la guerra imperialista, hasta el punto de que el padre de octubre se vio obligado a responder por escrito en octubre 1916 con su  “Sobre el folleto de Junius” (Obras Completas, vol. 22,. p 304). 

Aunque escrito “con gran intensidad” y “capaz de ejercer” una importante influencia en la lucha contra el antiguo partido socialdemócrata alemán “que se ha pasado al campo de la burguesía”, advierte Lenin, “los razonamientos de Junius son muy incompletos y contienen, dos errores fundamentales”. Ya que “para los marxistas, la autocrítica es esencial” y “las opiniones que han de servir de base ideológica para la III Internacional debe ser examinada desde todos los aspectos posibles” Lenin demuele puntillosamente con profundos argumentos científicos  los principales defectos de lo que ha escrito Junius, comenzando con el “rechazo erróneo de todas las guerras nacionales” porque supuestamente habían sido superadas por la guerra imperialista mundial. Afirmando que la Luxemburgo ha anulado “el principio fundamental de la dialéctica marxista”, según el cual “todos los límites, en la naturaleza y en la sociedad, son relativos y móviles, que no es un fenómeno único que no puede, en ciertas circunstancias, no convertirse en su contrario. Puede convertirse una guerra imperialista en guerra civil y viceversa”. Incluso en el tema de la “defensa de la patria” Junius-Luxemburgo desarrolla un razonamiento defectuoso, hasta el punto que Lenin ha determinado con que esas tesis “fortalece nuestra creencia de que nuestro partido ha puesto este problema de la manera correcta: en esta guerra imperialista, en consideración de la posibilidad y necesidad de la guerra civil por el socialismo y para tratar de transformarla en una guerra civil por el socialismo, el proletariado está en contra de la defensa de la patria ». 

Y lapidariamente apunta,  “la debilidad de t o d o s los izquierdistas alemanes” (esto es, de Rosa Luxemburgo y su grupo Spartacus. N.d.Q. G.) “envueltos desde todas partes por la abominable red de la hipocresía kautskianade la pedantería kautskianade la ‘benevolencia’ kautskiana hacia los oportunistas”  y concluye: “Junius no se ha liberado por entero del ‘medio ambiente’ de los socialdemócratas alemanesincluso de izquierdaque temen la escisiónque temen la proclamación franca de las consignas revolucionarias 

DEBATE SOBRE EL REVISIONISMO SOCIALDEMOCRÁTICO

Otro debate se ha dado entre Lenin y Luxemburgo, no obstante el padre del Octubre ruso ha tenido palabras positivas de aliento para Rosa Luxemburgo, especialmente cuando eso era necesario para la lucha contra los oportunistas de derecha y el confrontar el deslizamiento  al centrismo de Kautzky y otros. Rosa Luxemburgo ha salido a la palestra, dotada ella de un amplio dominio del marxismo, de la lucha contra el revisionismo que ha infeccionado, dominado y desbordado los marcos de la socialdemocracia alemana luego de la muerte de Marx y de Engels.

Pero, en la cual una vez más han aflorado las vacilaciones e inconsecuencias de la Luxemburgo. Ella se ha negado a romper con los centristas y propiciado la unidad de los marxistas internacionalistas con el ala derecha, aunque denunciando su pudrición ideológica y política, el peligro que representaban para el proletariado alemán y europeo, hasta que ella misma no fuese radiada del partido socialdemócrata alemán; igualmente cuando, contrariando el parecer y la recomendaciones políticas dadas por Lenin, ha mantenido lazos unitarios entre la naciente Liga Espartaquista, integrada por los socialdemócratas de izquierda de la que era parte, con los oportunistas centristas kautzkyanos.

En un discurso, tras el  brutal asesinato de Luxemburgo (y Karl Liebknecht, con ella uno de los fundadores de la “Liga Espartaco” en Alemania y luego del Partido Comunista, que fueron asesinados por agentes del gobierno” reformista” alemán en Berlín la noche entre el 15 y 16 de enero 1919, en el transcurso de su conducción a la cárcel después de su detención), Lenin dijo lo siguiente: “El ejemplo de la revolución alemana nos convence de que ‘la democracia’ es sólo una tapadera del robo burguesa y la violencia más feroz.”

Estas palabras pueden ser vistas como una respuesta, póstuma, a Rosa Luxemburgo que intentó varias veces por teorizar una democracia con las antiguas clases derrocadas, e incluso la no violencia, en nombre de la lucha contra el militarismo y el pacifismo en última instancia, retroceso, in-útil en comparación con la cuestión de la conquista del poder político por el proletariado y la instauración de la Dictadura del proletariado en todo el período histórico de la construcción socialista.

DEBATE SOBRE EL PAPEL DE LA DICTADURA DEL PROLETARIADO

 

Rosa Luxemburgo, luego del triunfo de la gran revolución bolchevique de octubre de 1917 y, más aún, de su salida de prisión, ha reconocido la importancia histórica de los acontecimientos trascendentales ocurridos en la ex-Rusia zarista. Declarado su apoyo a la revolución socialista de octubre, del valor internacional del camino de octubre e inevitabilidad y justeza del establecimiento de la Dictadura del Proletariado

No obstante, de su justa toma de posición ante la Revolución bolchevique, ella no ha podido liberarse integralmente del lastre negativo del centrismo, del parlamentarismo y de su tradicional respeto a la legalidad formal. Reconociendo lo justo de la tesis marxista de la necesidad de la Dictadura del proletariado, ella ha criticado y  rechazado la práctica, dictada por la necesidad de la lucha violenta ante resistencia de la contrarrevolución armada.

Ella, Luxemburgo, se refugiado en la formalidad “socialista” de mencheviques y socialistas revolucionarios, pidiendo el restablecimiento de sus derechos políticos y la conformación de un “gobierno de unidad socialista”, y más allá en la supuesta democraticidad de la burguesía republicana rusa, cuando en los hechos estos bichos desde un inicio se han convertido en parte activa y dirigente de la guerra civil contrarrevolucionaria y antisocialista.

Olvidando ella, los bolcheviques desde un inicio, inclusive mucho antes de la toma

del poder, se han dirigido a dichos partidos, menchevique y socialrevolucionario, a tomar lo conjuntamente y por el “camino pacífico de la revolución”; posteriormente, luego de la toma del poder, los bolcheviques han vuelto a solicitarles hiciesen parte del Gobierno Revolucionario salido de la insurrección victoriosa. Recibiendo una vez más la negación por respuesta. En esas condiciones, la negación reiterada a la coparticipación en el poder proletario y, finalmente, su pasaje abierto a la contrarrevolución amada, hubo de formarse por necesidad y no por inevitabilidad un Gobierno homogéneo bolchevique, bajo la dirección única del Partido Comunista de Rusia (bolchevique).

Aquí, también, frente a unos acontecimientos económicos e históricos que no alcanzó a comprender integralmente, Rosa Luxemburgo, guardando fidelidad formal al representante del marxismo revolucionario Vladimir Lenin, se ha equivocado y comprometido así su justa toma de posición inicial.

 

VALORIZACIÓN DE ROSA LUXEMBURGO POR LENIN

 

Rosa Luxemburgo se equivocó respecto de la independencia de Polonia; se equivocó en 1903 en su análisis del menchevismo; se equivocó en la teoría de la acumulación de capital; se equivocó en junio de 1914 cuando, junto con Plejanov, Vandervelde, Kautsky y otros abogó por la unidad de bolcheviques y mencheviques; se equivocó en lo que escribió en prisión en 1918 (corrigió la mayoría de estos errores a fines de 1918 y comienzos de 1919 cuando salió en libertad). Pero, a pesar de sus errores fue -y para nosotros sigue siendo- un águila. Y no sólo los comunistas de todo el mundo venerarán su memoria, sino que su biografía y sus obras completas  serán manuales útiles para la educación de muchas generaciones de comunistas de todo el mundo. “Desde el 4 de agosto de 1914 la socialdemocracia alemana es un cadáver putrefacto”: esa frase hará famoso el nombre de Rosa Luxemburgo en la historia del movimiento obrero. Y desde luego, en el patio de atrás del movimiento obrero, entre los montones de estiércol, las gallinas tipo Paul Levi, Scheidemann y Kautsky cacarean en torno a los errores de la gran comunista. Cada uno hace lo que puede”.

Como podéis ver, Lenin valorando la altas dotes marxistas-leninistas y de revolucionaria proletaria que la adornaban, no ha dejado de resaltar los repetidos y graves  errores cometidos por Rosa Luxemburgo.

En la lucha sin cuartel contra la derecha mayoritaria del partido socialdemócrata alemán que ha llevado al partido otrora  destacamento revolucionario de combate de la clase obrera a echarse en brazo de la burguesía imperialista alemana y en devenir en destacamento de lucha contra la revolución proletaria, y a la ruina, Lenin no h tenido otro camino que destacar en todos los sentidos y alentar dialécticamente a la minoría de “izquierda”, aún con sus vacilaciones antimarxistas-leninistas. Hacer eso fue justo, Lenin bien supo separar la cizaña del buen pasto.

Su fiel discípulo e íntimo camarada de armas, José Stalin continuando con la justas opiniones de Lenin, respecto a Rosa Luxemburgo ha apuntado en su artículo “Acerca de algunos problemas de la historia del bolchevismo”, de 1931, escrito en respuesta a otro salido de la pluma del semitrotzkysta Slutski, en la que éste último atacaba al Partido, que los bolcheviques rusos han enfatizado las serias dudas, inclusive cuando han tenido que soportar a la izquierda socialdemocrática alemana entre cuyos líderes se ha distinguido Rosa Luxemburgo, de hecho embaucadores anti-leninistas y anti bolcheviques.

Ahora, mis queridos trotskystas del patio y de más allá podéis retorceros a placer cuanto queráis. Lo escrito está escrito. De nada os vale que sigáis cacareado y armando ruido, aunque sea a nombre de la camarada Rosa Luxemburgo, por las cuatro esquinas del planeta.

 

4 de septiembre de 2013

 

 

Principio del formulario

 

 

Final del formulario